Nuevo reglamento de centros penitenciarios

(Clic sobre el botón rojo para oír el post tal como fue transmitido telefónicamente por el autor)

En horas de la tarde del 21 de Enero, el jefe del destacamento 3, Joel Prado Cervantes, y el primer teniente que se identificó como Noel y segundo al mando de la prisión provincial de Canaletas en Ciego de Ávila, se reunieron con los reclusos para informar un nuevo reglamento de centros penitenciarios que comenzó a regir a partir del 1º de enero del año en curso.

Prado Cervantes explicó que el derecho a teléfono de los internos será de lunes a sábado de 8 de la mañana a 5 de la tarde. Esta nueva medida provocó una ola de protesta entre los presos, debido a que el domingo es el único día libre de los familiares y el horario al que pueden acceder es en el tiempo de hora laboral.

Así mismo, se conoció que el reo que tenga una medida disciplinaria pierde el derecho al progreso del régimen. En otro momento de intervención, el militar aseguró que el recluso, de perderse el módulo entregado por la dirección del penal, será llevado ante los tribunales.

Hay que señalar que en Canaletas dieron para un año: dos camisas, un short y un pantalón de uniforme, lo cual es insuficiente. También los internos recibieron una toalla, dos fundas de almohada, una almohada, una colcha  y dos sábanas el pasado año.

Joel Prado Cervantes acotó que los convictos no pueden pasar comidas elaboradas en las visitas y pabellones para el interior del centro penitenciario, producto a que entre los alimentos se encubre el tráfico de estupefacientes y café en polvo principalmente.

Prado Cervantes explicó que los destacamentos y galeras se les nombrará de ahora en adelante colectivos y dormitorios respectivamente. Esto último, suscitó una risa generalizada entre los hombres privados de libertad. Es bueno destacar que los reos no pueden usar hebillas de cintos grandes, las cuales están de modas en la actualidad.

Antes de finalizar la reunión, el reeducador informó que todos los ‘conduce’ se realizarán con las manos esposadas a la espalda, incluyendo turnos y consultas médicas. Esta nueva medida es inaceptable por parte de los reclusos, pues resulta peligrosa en extremo. Muchos de los privados de libertad presentes manifestaron prescindir de los servicios médicos y consultas especializadas en policlínicos y hospitales.

Joel Prado Cervantes terminó diciendo que todo interno que no tenga el duodécimo grado aprobado tiene que estudiar obligatoriamente y en caso de rehusarse puede perder, el prisionero, todos los beneficios, incluyendo el derecho al progreso de régimen. Por otra parte se conoció a través de fuentes fidedignas, que las visitas familiares en el nuevo sistema serán: severos, cada 30 días; media prioridad, cada 21; menores primarios en prisión, cada 15 días y los prisioneros pendientes a juicios tendrán encuentro familiar una vez a la semana.

Es necesario aclarar que muchos de los derechos del penado son violados sistemáticamente a los presos políticos y de conciencia cubanos, en especial el progreso al régimen de mínima severidad.

Pablo Pacheco, prisionero de conciencia, prisión de Canaleta, Ciego de Ávila, Cuba. 22 enero 2010.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s